Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

UNION DE LIGAS

Es un Lobo grande y pisa fuerte

7/19/2008 | 18:41 | -


  

Fue Botafogo de Rauch el equipo que comenzó mandando en el partido, merced a un encomiable juego asociado encarnado en Miguel Maldonado, con Nicolás Lezcano y Joel Zalazar como laderos precisos para dominar las acciones.

 

   GYE cortado en el juego Martín Ribas deambulaba en lagunas futbolísticas, aunque no exentas de un gran voluntarismo para pelear palmo a palmo cada pelota.

 

   Arbert era absorbido y, además, su soledad con falta de asistencias dejaban a los de Elizari muy lejos del arco de Cándido.

 

   Claro que los dirigidos por Abelardo Carabelli adolecieron de punch, se mostraron endebles en la zona peligrosa y entonces su dominio se restringía a la posesión de pelota, del territorio, pero con una ofensiva lánguida, porque Adami perdió siempre con Del Río y los volantes, como el caso de Bricka, no tuvieron criterio para la sorpresa.

 

   Uno de los atributos de este Gimnasia ganador de las últimas fechas ha sido, sin dudas, su oportunismo y volviò a quedar de manifiesto a los 23 minutos cuando, tras un córner desde la izquierda ejecutado por Ribas, encontró la cabeza infalible de Arbert para someter a Cándido con un certero golpe de cabeza que se clavó en el ángulo inferior izquierdo.

 

   A partir de ese momento las acciones se equilibraron hasta el final de la etapa, aunque con pocas llegadas de uno y otro lado. Llamativamente Botafogo no pudo poner a ninguno de sus delanteros de cara a Cabrera como para poder empatar.

 

 

EL ARMA LETAL: LA PELOTA PARADA.

 

   En el arranque del segundo tiempo se vislumbrò la intenciòn de Carabelli de ir a buscar el empate. Hizo ingresar al delantero Rode en reemplazo del lateral Sheriff y se paró con tres en el fondo. Pero esa intenciòn, más la sapiencia de Gimnasia para sacar rédito de la contra con un Arbert batallador, potente y peligroso se transformò en un boomerang para los rauchenses.

 

   Botafogo siguió siendo inofensivo y Gimnasia, con el resultado a favor, llevò a su rival al terreno que mejor maneja: el juego trabado, la presiòn y los pelotazos.

 

   Cuando Botafogo aspiraba a lograr el empate, llegó la estocada de Gimnasia.

Arbert fue derribado a unos 30 metros del arco de Cándido. Tomó posición en el área. La pelota quieta fue manejada por Ribas quien volviò a encontrar al anticipo certero de Arbert, ahora con la complicidad de la duda de Cándido, y el Arveja nuevamente de cabeza sobre el palo izquierdo estableciò la segunda ventaja a los 16 minutos.

 

   De allí en más Gimnasia justificó la victoria. Se paró mejor Arrospide, Ribas creciò, Arbert le agregó sacrificio a su descomunal tarea y en el fondo con la solidez de Cabrera y Del Río demostró que el partido podía cerrarse con mayores ventajas.

 

   Maldonado se transformò en el jugador de Botafogo que intentó ponerse el equipo el hombro, aunque sus asistencias y la de sus compañeros para las torres Adami y Rode no rindieron frutos.

 

   Una de las más claras y pocas situaciones de la visita la desperdició por inexperiencia el recién ingresado Cano Kelly (16 años) y no hubo más.

 

   Quedò tiempo en el descuento otorgado por Oscar Novelli (excedido de peso y poco aeróbico), para que a los 47 minutos y desde unos 35 metros Joel Zalazar clavara un gol de otro partido sobre el ángulo superior izquierdo de Cabrera.

 

   Gimnasia ganò con justicia, con argumentos sencillos: la garra tradicional, el aprovechamiento de las pelotas paradas, la gran reserva anìmica y fundamentalmente el plus que hoy representa tener a Alejandro Arbert en el equipo.

 

   Botafogo es un equipo que intenta siempre jugar, aunque deberá adosarle mayor poder ofensivo para conseguir objetivos superiores.

 

 

 

                              LA SINTESIS

 

GIMNASIA Y ESGRIMA (2): José Cabrera (6); Diego Ferreyra (5), Sebastián Del Río (6) y Franco Lunghi (5); Marcos Fernández (5), Matías Arrospide (5), Claudio Vaccaroni (4) y Martín Fernández (4); Martín Ribas (6); Alejandro Arbert (8) y Juan Kwist (5).

 

DT: Sergio Elizari

 

 

BOTAFOGO DE RAUCH (1): Mariano Cándido (5); Germán Chiclana (5), Javier Peracca (6), Maxi Arce (6) y David Sheriff (3); Ariel Bricka (3), Nicolás Lezcano (5) y Joel Zalazar (6); Juan Miguel Maldonado (7); Juan Adami (3) y Leonardo Olguìn (3).

 

DT: Abelardo Carabelli

 

GOLES: 23’ Alejandro Arbert (GYE)

              61’ Alejandro Arbert (GYE)

              92’ Joel Zalazar (B)

 

CAMBIOS: Juan José Romeo (5) x Marcos Fernández; Marcelo Abadie x Kwist y Andrés Urtubay x Vaccaroni en GYE.

                   Matías Rode (5) x Sheriff; Ravainera x Bricka y Antonio Cano Kelly x Olguín en Botafogo.

 

ARBITRO: Oscar Novelli (regular)

 

CANCHA: Gimnasia y Esgrima (mala)

 

                    

 

 

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

URD: ¿QUIÉN SERÁ EL CAMPEÓN 2018?

SARMIENTO
GRUPO UNIVERSITARIO
Ver resultados
Alu Tan - Calidad en aberturas de aluminio - Pellegrini 667 - Tandil - aluminiotandil@yahoo.com.ar - Tel (0249) 442 6550
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez