Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

ULTIMA CRONICA EL AÑO

Sobre hinchadas, policías,
folclore, campeones y
otras pequeñas yerbas

12/19/2011 | 04:45 | -


 Era el último partido del año, así que había que encaminarse para el estadio sin chistar aunque el calor fuese salido del propio infierno. Encima, la posibilidad de ver un buen espectáculo deportivo se acrecentaban ya que Independiente recibía al líder, Alvarado de Mar del Plata.

Y paralelamente uno sabe que el color va a ser otro, ya que el equipo  de “La Feliz” siempre trae un buen número de simpatizantes, y ellos de seguro no defraudan. Pero de eso hablaré más tarde. Antes de meterme de lleno con el folclore y los datos curiosos de la última jornada  del año debo decirles que todavía no se librarán de mis escritos, no, para eso todavía tendrán que esperar unos días. Durante la semana leerán unas letras dedicadas al campeón de la Unión Regional Deportiva y con esas también les llegará la liberación, por lo menos durante un buen lapso.

Ahora sí. Ya anoticiados de lo que vendrá me meteré con los datos más pintorescos de la tardecita dominguera en el estadio Municipal San Martín.

 

Posdata Braceliana 1: Llegar al estadio me costó más de lo habitual. Se sabe que el procedimiento policial cuando vienen equipos de Mar del Plata es tres veces superior a cuando arriban otros clubes. Tuve que mostrar dos veces mi credencial de periodista para que me dejaran pasar por otros tantos lugares donde habían puesto una especie de barricada con patrulleros y conos. Todo eso cuando faltaban seis cuadras para desembocar en el escenario mayor de nuestro balompié. Pero la cosa no terminó ahí. Ya dentro me encontré con un uniformado en la zona de las cabinas de transmisión, cosa no habitual en nuestros pagos y mucho menos cuando el local no lleva público. En fin, pobre Independiente. Se sabe que no juega de noche para ahorrarse pagar la electricidad y le ponen una centena de efectivos. Le saldría más barato jugar siempre de visitante, yo lo pensaría. Total ¿Qué va a perder? Convocatoria seguro que no...

 

Posdata Braceliana 2: Sigamos con el tema policial. El cacheo fue tremendo. Hacía mucho que no veía esa situación en Tandil, lo juro. Y los hubo para los dos lados. A los vigilantes que les tocó palpar a los del equipo local les sobró tiempo hasta para tomar mate. A los que les correspondió revisar al visitante el trabajo les llevó mucho tiempo. Lo más irrisorio fue la jugarreta que le hizo un hincha de Alvarado al seguridad que lo examinó y que le requisó el encendedor. El tipo no hizo ningún drama, se calló y se paró 2 metros más atrás. Cuando el poli se descuidó, se acercó y se “robó” su propio enciende puchos. Cero violencia, toda velocidad y reflejos el tipo. ¿La cana? Nada, nunca se enteró lo que pasó.

 

Posdata Braceliana 3:Los pocos hinchas del local se instalaron en la tribuna Mestelán, y unos cuarenta minutos antes de iniciarse el partido habían colgado una decena de trapos. Lo curioso es que antes que el árbitro pitara el inicio del match se arrepintieron y sacaron todas las banderas. ¿Qué pasó? No lo sé. Una lástima, una verdadera y lastimosa pena. Encima ya lo dije antes, Alvarado siempre trae mucha gente y esta vez volvió a ser local. Unos tres cientos fanáticos vinieron desde la costa con más de cincuenta banderas. Y durante el partido uno de sus cantos fue ese: “Y ya lo ve, y ya lo ve, somos locales otra vez…”

Y para dejar bien en claro que se sentían en casa, cuando promediaba el primer tiempo y la temperatura era insoportable, un grupo rompió el alambrado y pasaron la manguera de riego que está dentro de la cancha para la tribuna y se refrescaron a gusto. ¿La Policía? Bien gracias.

Y como frutilla del postre ese mismo buraco en el tejido les sirvió para una vez finalizado el cotejo poder entrar al terreno y sacarles pantalones y camisetas a sus propios futbolistas. De nuevo se impone la pregunta: ¿Y la policía?...y de nuevo les digo, bien, gracias.

Ah, me olvidaba. La más graciosa de las ocurrencias de los simpatizantes de Alvarado se escuchó a los 25 minutos del primer tiempo. En ese momento el juez pitó dando la orden para  que los jugadores se hidrataran. Los hinchas no se hicieron esperar y al toque le espetaron un: “¿Y ahora que cobras…?” ¿Resultado? Risas y aplausos generalizados. Eso si es folclore. Eso si es creatividad. Eso si es color.

 

Posdata Braceliana 4: No sería un partido en el San Martín sin los yerros de la “Voz del Estadio”. Ellos son un clásico. El tipo no se conforma, no, eso nunca. El tipo siempre quiere más. Al anunciar las formaciones se mancó fiero. Lo primero que dijo fue: “La visita, Alvarado forma así. Con la “canasta” número uno…ehhh, digo, quise decir, con la camiseta número uno…” y allí todos los marplatenses se acordaron de la pobre madre de nuestro “personaje”.

Pero ya saben, el tipo es goloso. Al llegar a la camiseta número 5  del visitante dijo: “con la 5 en la espalda GABRIELA CRISVAU”…y si, ya ve amigo lector, el hombre de fútbol no sabe nada. Y yo le agrego, sobre locución y lectura tampoco. El jugador que debió nombrar es Gabriel Cristovao, el mismo que jugó en Boca Juniors y el mismo que pasó por Santamarina de Tandil.

Pero ojo al piojo, la cosa no termina ahí, no. Cuando el Negro Conti mandó a la cancha a Roger Rotonda el amigo del micrófono lo rebautizó como “Roquer  Rotondo”… ¡shhh! ¡No se me ría che!

Y para completarla se mandó la siguiente. Cuando iban 28´ del segundo tiempo Walter Silva ingresa por Dierckx en Alvarado. La inconfundible voz se despertó de la siesta diez minutos después y anunció el cambio con bombos y platillos. Y las risas estallaron de nuevo. A lo mejor el año que viene se acuerda de anunciar la de Juan Fittipaldi por Junior  Ischia.

 

 

 Posdata Braceliana 5: Sin dudas que la nota saliente la dio el volante de Boca Juniors Walter Erviti. El reciente campeón del fútbol argentino estuvo observando el partido ya que su hermano Gastón juega para Alvarado. En la terraza del San Martín atendió a todos los medios que se lo pidieron.  Y hasta se encontró con viejos compañeros, como lo fue Damián Villar en el año 2000. En esa época ambos vivían en la pensión de San Lorenzo de Almagro, sólo que el marplatense ya jugaba en primera y el de Tandil estaba en juveniles. Ambos se abrazaron y accedieron a la foto pedida por quién esto escribe. Los dos son buena gente, los dos siempre andan con una sonrisa en los labios, los dos vienen de ser campeones, uno en la más alta profesionalidad, el otro de manera amateur, los dos con la misma pasión. Encima me dieron las alegrías futboleras del año. Erviti el campeonato de Argentina y Villar el del local. No me pregunte cual disfruté más, no sabría qué contestarle.

Listo. El año deportivo ya fue. Y esta crónica también. Me despido hasta la próxima, que será en unos pocos días, para luego si, se tomen vacaciones también de mi.

Hasta entonces.

 

Hugo Rodríguez

 hugorodriguezprensa@gmail.com

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

¿QUIÉN SERÁ EL CAMPEÓN DE LA URD?

Excursionistas
Gimnasia y Esgrima
Independiente
Ferrocarril Sud
Santamarina
Grupo Universitario
Unicén
Ver resultados
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez