Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

Letras folclóricas tras Olimpo versus Ferro de Tandil.

Sobre sacrificios, pozos, eliminaciones, imprudencias y vergüenzas.

4/2/2012 | 11:59 | -


El viaje de vuelta desde Tres Arroyos para Tandil iba llegando a su fin, el Peugeot de Diego Jurrita (miembro de la comisión normalizadora de Ferro Carril Sud) había desandado el trayecto sin inconvenientes y los mates cebados por su cuñado habían paleado el sabor amargo de la eliminación de Ferro en el Torneo del Interior. La cosa es que, a 20 kilómetros de la ciudad, uno de los tantos estúpidos al volante que hay en este planeta, y que venía por la mano contraria, se adelantó a otro vehículo en plena loma y de no haber sido por la tranquilidad y la concentración de Jurrita para evitar la colisión, yo no estaría metiéndole dedos a las teclas. En fin, ¿se da cuenta estimado leyente de cuál es el motivo de mi júbilo?  Y a pesar de que muchos quisieran mi espiche yo sigo vivito y coleando…y respirando.

Bueno, listo, aclarado el tema, pasaré a contarles las perlitas y folclore del partido entre Olimpo de Tres Arroyos y Ferro Carril Sud de Tandil.

 

Posdata Braceliana

 El viaje empezó para mí a las 12 del mediodía. En ese horario partí hacía el supermercado que está en la Avenida del Valle, ya que ese era el lugar de encuentro y salida. Como llegué unos minutos antes, me acerqué al quiosco que funciona dentro del complejo, para hacer una carga virtual a mi línea de celular por si pasaba algo en el camino y había que comunicarse. En fin, menos mal que nada sucedió, porque los amigos de Movistar me acreditaron el saldo 9 horas después, cuando ya no lo necesitaba. En fin, sigamos. La salida igual se demoró unos cuantos minutos ya que, el mencionado Jurrita, aparte de a este periodista, tenía que llevar al talentoso volante Martín Ribas que trabaja en ese lugar.

Y acá, en el tema de Ribas me quiero detener unos minutos, el futbolista se había levantado a las 5 de la mañana para entrar a su laburo. O sea, trabajó 6 horas antes de subirse a un auto en el que viajaría otros 120 minutos para luego entrar a un campo de juego y seguir gastando energías. Todo eso sin haber almorzado (solo ingirió una ensalada de frutas y una barra de cereal acompañadas por una bebida isotónica). En fin, lo que hace Martín no es de otro planeta, eso lo hacen muchos, o casi todos, solo lo comento porque después es fácil para nosotros, y acá me refiero a hinchas y periodistas, decir cosas como:”Uh, que mal que está fulano, no puede levantar las patas…” “Ah, este tipo parece que salió de joda…”. Por ende, el haber visto con mis propios ojitos el sacrificio y desgaste al que se someten los players me impone, como mínimo, a perpetuarlos en estas líneas, con el único fin de que se enteren todos. Lógico, el que las quiera leer y entender que lea y entienda…y si no, seguirá siendo un hincha “Pinocho” que insulta a sus propios futbolistas. En este tema solo me queda agregar un: “Gracias totales” a todos los jugadores de Ferro (y a los de todos los otros equipos amateurs de la ciudad) por la entrega.

 

Posdata Braceliana 1

Es para destacar el aguante de los ochenta simpatizantes de Ferro que se llegaron hasta Tres Arroyos. Ellos se la pasaron gritando y cantando durante gran parte de los noventa minutos. Alentaron a sus jugadores sin descanso y se le animaron a retrucarles cada cántico que la gente olimpista les espetaba. En fin, el folclore bien entendido se sintió y vivió en la tardecita futbolera de ayer por la tarde. Bien por eso.

Acá debo agregarle el sonoro y sincero aplauso con que estas personas homenajearon a sus hombres una vez consumada la eliminación. Los jugadores con lágrimas en los ojos la merecían.

 

Posdata Braceliana 2

Llegar al complejo de la calle San Juan al 1400 (donde está el estadio de Olimpo) es bastante fácil, al que le preguntes te dice lo mismo. “Está detrás del barrio de las casas tomadas”. Y es así, el complejo de viviendas aún no terminadas ya está atiborrado de familias y de niños que salen de todos lados cuan conejitos. En fin, para su seguridad, nunca se mande solo por esos lugares de Tres Arroyos. Por lo menos si quiere conservar todo lo que lleva puesto. Las historias que me contaron los dirigentes del club y los policías que estaban dentro del campo de juego son, para mínimo, una novelita de gánsters. Ah, ojo al piojo, como en todo ámbito, siempre hay excepciones, gente buena y mala hay en todos lados.

 

Posdata Braceliana 3

El estado del campo de juego era paupérrimo. El piso estaba lleno de pozos y desniveles. Se nota que no tiene un trabajo de mantenimiento. Y si no pasó nada grave, en cuanto a lesiones, es por la divina gracia de Dios. O mejor dicho, a la gran habilidad de todos los futbolistas para detectar y esquivar los cráteres que había debajo del verde césped. A los que tampoco les gustó que este periodista le sacara fotos al terreno fue a los dirigentes tresarroyenses, pero bue, lo lamento, esa es parte de mi función. Tuve la suerte de esquivar varios pelotazos, que fueron los que me tiraban al cuerpo cuando estaba gatillando las imperfecciones del terreno. Acá también les digo, lola, las fotelis salieron perfectas.

 

Bueno, listo, lo vivido en la jornada dominguera del 1 de abril ya quedó plasmado. Solo les robaré un poco de tiempo más, rato que destinaré a otras dos posdatas que tienen tinte de queja y denuncia una, y de humor la otra. Ustedes léanlas como quieran.

 

Rezagada posdata Braceliana

Durante el fin de semana que pasó, como es habitual, se jugó una nueva fecha del torneo futbolero de las categorías menores. A Ferro le tocó viajar a Ayacucho. Y allí, en la cancha de Independiente se encontraron con un cuadro dantesco. Lo que tendría que ser un vestuario es una pieza vacía de elementos, allí no hay bancos, ni sillas, ni camilla, mucho menos baños. Las  paredes sucias y pintadas con grafitis se asemejan a una guarida de narcos. Pero la cosa no terminó ahí, no. El estado del campo de juego era también calamitoso. El pasto sin cortar se hacía notar, y se los grafico, de la pelota solo se veía una parte. En fin, la vergüenza es total. ¿Así es como se cuida al semillero? ¿Así es como potenciamos el amor por el deporte a las nuevas generaciones? No, rotundo no. Y como no quiero explotar de la calentura e indignación es que la corto acá. Que cada uno saque sus propias conclusiones. Y los que tienen que controlar estas cosas que lo hagan…y se pongan los pantalones largos para tomar decisiones.

 

Rezagada posdata Braceliana 2

Según las malas lenguas, un reconocido relator de nuestros pagos vio llegar a su cabina de transmisión unas humeantes y sabrosas empanadas. La cosa es que esto sucedió mientras narraba las acciones del match. Después de manducarse el primer bocado, él (el relator) y su equipo se dieron cuenta que no tenían con que bajar la comida y mandaron al emblemático canchero a comprar unas cervezas, esa que tiene nombre de mujer casada… “Elsa Bor del Encuentro”.

En fin, lo malo de todo esto, o sea, lo único que quiero “denunciar” es que, el estimado amigo no fue capaz de convidar, eso no se hace che, eso no se hace.

 

Listo, los libero de mí. Hasta la próxima.

 

Hugo Rodríguez

 hugorodriguezprensa@gmail.com

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

¿Cuál es el futbolista tandilense más destacado en Santamarina?

Osvaldo Barsottini
Francisco González Metilli
Matías Kabalín
Martín Michel
Iván Pérez
Agustín Politano
Lucas Sánchez
Ver resultados
Alu Tan - Calidad en aberturas de aluminio - Pellegrini 667 - Tandil - aluminiotandil@yahoo.com.ar - Tel (0249) 442 6550
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez