Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

El color y calor de la jornada a beneficio para Carlos Martínez.

Sobre afectos, huevos, canallas, árbitros, arbitrajes especiales y otras pequeñas yerbas.

7/29/2012 | 12:11 | -


La invitación era ineludible. Por (y para) este tipo de causas no hay cansancio que valga, así que, más allá de que la hermosa tarde sabatina era la única que iría a tener medianamente libre en toda la semana, decía, a pesar de eso, me encarame a las 12:30 del mediodía  hacia el Estadio San Martín de nuestra ciudad.

En el emblemático reducto de nuestro balompié se llevaría a cabo una jornada solidaria en beneficio del árbitro Carlos Martínez que pelea a capa y espada contra esa guacha enfermedad. Y ya dije, uno, para esas cosas, y para otras también, siempre está dispuesto a dar una mano. Porque se recontra sabe, hoy es por ti, mañana a lo mejor es por mí.

Encima, el olorcito a fútbol de otras épocas era estimulante, y sacó de mí, toda la modorra acumulada de siete jornales laborales. Aparte, el colorido y folclore de este tipo de eventos tiene vida propia y yo, cabeza dura, intentaré plasmarlos en las venideras letras. Quedan ustedes invitados a `pispiarlas´. Aquí y ahora mis queridas posdatas.

 

Posdata Braceliana 1:Más arriba hablé del olorcito a fútbol de años pasados. Bueno. Ese aroma  no era el único  que a uno lo atrapaba ni bien se acercaba al predio de Avenida Rivadavia. Las narices avispadas distinguían a 10 cuadras que los choris y el vacío estaban a punto. Y fue así nomás, ni bien pagué el bono de entrada un humo espeso me cubrió y me hizo desaparecer. Cuando el amigo viento disolvió esa cortina me encontré y abracé con varios árbitros que estaban trabajando en la cantina. Esos saludos primarios fueron para Paulo Latú y Darío Iriart. Y ya metido en la zona de acceso a vestuarios las cortesías se las destiné a Marcelo Torres, con quién empecé una buena relación cuando quién esto escribe tuvo un grave problema de salud y el tipo hizo todo lo posible -y a su alcance- para aliviarme el dolor. Ahora entenderán también porqué me era imperioso asistir a este evento y porqué eso de hoy por vos, mañana por…

 

 

Posdata Braceliana 2: Mientras yo andaba en los saluditos de bienvenida, en el verde césped (eso de verde es relativo, se sabe que las heladas hacen de las suyas) los pibitos de la clase 2005 de Santamarina y Talleres se brindaban en pleno en un espacio armado especialmente para ellos. El homenajeado, es decir el propio Martínez, tenía un palco privilegiado al lado de los técnicos de esos niños. Luego del pleito inaugural se vieron las cara los conjuntos de Independiente y Unicén, en este caso los nacidos durante 2003. Podría hablarles de cómo jugaron y de cómo salieron, pero esa información no viene al caso, y no importa por eso de que era para ayudar, y por ese otro motivo (significante si los hay) de que sólo son purretes, y a esa edad lo único importante es que jugaron y se divirtieron. Y yo aplaudo esas cosas.

 

Posdata Braceliana 3: Ya hablé del momento en que llegué al estadio y pagué mi entrada (adjunto foto testimonial). Hasta ahí nada raro. Se sobre entiende que quién concurre a un cotejo a beneficio es para precisamente eso, ayudar. Bueno, parece ser que no todos piensan igual. La cosa es así. Detrás de mí cayeron cinco personas que trabajan en una de las fuerzas armadas que tiene el país. La cosa es que los muchachos querían pasar sin pagar aduciendo que ellos venían a “jugar a beneficio”. En fin, juro que no me quedé a ver el desenlace de la situación, mi indignación era tanta que preferí no amargarme y provocar un mal momento a otras personas, porque lo mínimo que se merecían era que les espetara la pregunta: ¿Si ellos eran Maradona, Messi, Palermo, Cruyff y Zidane?...recontra en fin y la recontra pucha, permítanme gritar un fuerte: ¡Ay Dios!

En este `ispa´ hay gente para todo che, para todo.

Ah, perdón, me olvidaba, esa misma canallada, la de querer pasar sin abonar, la cometió otra persona. El tipo que trabaja en los medios “chapeó” con una credencial y se mandó. Igual nada nuevo hay bajo el sol, ese sujeto, ruin si los hay, sabe lo que es ir de atrás y cerrucharles el piso a colegas para quedarse con el puesto de trabajo. Al que le quepa el poncho que se lo ponga, y si esa vestimenta gaucha no le va…y bue, lola.

 

Posdata Braceliana 4:Luego que los niños dejaran el rectángulo de juego llegó el momento del match entre los árbitros tandilenses y un combinado de compañeros de trabajo del propio agasajado. Carlitos Martínez también ofició de “Grand DT” de los pita silbatos, pero estos mucho caso no le hicieron, a la pelotita jugaron poco che. Y el corolario de ese partido no pudo ser más emotivo, a falta de un minuto hubo penal para el equipo de los ex hombres de negro. Todo el estadio pidió que lo pateara Carlitos, y él fue y se paró delante de la pelota…y convirtió. Y nada, ¿Qué más decir?, sólo que las lágrimas de él y de sus compañeros también fueron las mías. Las mismas que se me escapan ahora mientras tecleo estos renglones.

 

Posdata Braceliana 5: El cotejo que seguía a ese antes detallado, tenía un condimento extra. Y era que el hombre que impartiría “justicia” entre los combinados  “Estrellas del Senior” y “Árbitros unidos de Azul- Balcarce- Mar del Plata y Tres Arroyos” sería nada más y nada menos que el colega y amigo José Luis Payero.  Debo confesarle que la noticia me tomó por sorpresa y  no me la creí hasta que, cámara fotográfica en mano, entré al vestuario de los `réferis´ y gatillé varias instantáneas con el dedito de acusar inmortalizando el momento en que José Luis dejaba de ser un periodista deportivo “serio” y se calzaba el traje de la “Ley deportiva”. Durante ese lapso fui testigo de `conversaciones varias´ con integrantes de ambas escuadras, todos quisieron sobornar al juez, pero este impoluto, se negó a todo ofrecimiento. Los players, al verse sin chances de beneficencias, optaron por chamuyarlo y decirle que ellos le darían “una mano”. En ese instante, yo tomé esas palabras como `amenazas´ y sólo les pedí a los jugadores que “esas manos” no fueran en la cara de mi `friend´. En fin, ellos tuvieron miedo o piedad, en el campo de juego fueron unos señoritos. Por el otro lado yo creo que Payero tuvo su debut y despedida, dirigió todo desde la mitad de la cancha (a lo sumo unos metritos más para acá y otros para allá) y no se animó a sacar varias tarjetas y en el segundo tiempo fue reemplazado por Hugo Cordero y todo, pero todo, volvió a la normalidad. El tema, de aquí en más será otro. Desde ahora será imposible achacarle a José que no sabe lo que es estar en la piel del árbitro y lo que es aplicar el reglamento. Encima tendré que medir muy bien mis palabras, no vaya a ser cosa que el tipo se haya quedado con ganas de tarjetear y me expulse después de amonestarme dos veces. En fin, si llega ese momento, sucederá lo que no pasó en la tardecita del sábado, en que, por primera vez, ningún insulto fue destinado a los jueces. ¡Referí! ¡Referí! De la cancha no salís…

Ah, perdón, me olvidaba. Las malas lenguas comentaron que Miguel “Gallego” Calvo llegó tarde adrede, dicen que no quería pasar vergüenza viendo a su amigo con ese ropaje. Yo la verdad, eso no lo sé.

 

Posdata Braceliana 6: Es para destacar la presencia del ex árbitro Guillermo Marconi, actual secretario general del  SADRA. El tipo que estaba circunstancialmente en Mar del Plata pudo hacerse el otario y disculparse por carta o teléfono, pero no, demostró que es un referente “de a de veras” decía mi abuela. El mediático personaje de nuestro fútbol demostró que lo humano está por sobre todo. El tipo vino y a brazo in situ a uno de sus asociados, el tipo vino y dejó muy en claro que estará siempre que lo llamen. Encima, muy buena onda con todos. Aplausos para él. Batidas de manos que se extienden para los artistas que le dedicaron dos murales en las paredes del San Martín a Carlitos Martínez, pero de ese arte les chamuyaré en otra oportunidad.

 

Posdata Braceliana 7:La jornada la cerraron  las viejas glorias de Ferro Carril Sud y Santamarina. Fue una muy buena excusa para cruzarme de nuevo con Fabio López, Juan Aranda, Sergio Núñez, Alain Martínez, Gustavo Vela, Oscar López, Sergio Bonanna, “El Hormiga” González, Marcelo Urtiaga, Sergio Toth,  Daniel Cisilino, Silvio Río, Atilio Ceschinelli, Marcelo Bianco, Germán Stagnoli, Marcelo Quinteros, Claudio Bucci, Gustavo Pérez y los hermanos Kabalín (Marcelo y Mario), esos entre otros que ahora no recuerdo. ¿El resultado? Eso se lo debo amigo de tantas lecturas. El cansancio acumulado y las emociones vividas me habían vencido, y emprendí la retirada para escribir estas líneas.

Posdata Braceliana final:La profesión, y especialmente este espacio que me brindaron Payero y Calvo tras el regreso de mi exilio marplatense, me han hecho más “conocido”. Las letras que sigo garabateando son iguales a las de antes, pero ahora llegan de otra manera. Desde hace un tiempo, y hablando estrictamente de árbitros,  me encuentro con el saludo de Diego Albo, Víctor González, Andrés Merlos, Fernando Retontaro, Gustavo Beckman, Paulo Latú y Lucas Novelli  entre otros. Agradezco tanto las muestras de afecto como las disidencias. Y recontra agradezco el pedido de más garabatos, entiendo lo hacen, porque saben de mi respeto, sinceridad y objetividad para con ellos y su trabajo.

 

Posdata Braceliana final, final: Renuevo mi abrazo a Carlos Martínez y a toda su familia. Y gracias por el mensaje que transmitís…y por los huevos.

 

Hasta la próxima.

Hugo Rodríguez

 hugorodriguezprensa@gmail.com

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

¿QUIÉN SERÁ EL CAMPEÓN DE LA URD?

Excursionistas
Gimnasia y Esgrima
Independiente
Ferrocarril Sud
Santamarina
Grupo Universitario
Unicén
Ver resultados
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez