Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

LA COLUMNA DE HUGO RODRIGUEZ

Crónica sobre la final que sólo permitió `media´ vuelta.

10/15/2012 | 12:10 | -


A veces, el tener que escribir contra reloj se torna una tarea compleja, bueno, hoy estoy en una de esas situaciones. Debo garabatear sobre el final de la primera fase del Unión Regional Deportiva y su ganador, pero no encuentro la manera de darle inicio a estos renglones. Mejor dicho, lo que no logro es encadenar los hechos para que sean medianamente leíbles.

La cosa es que, sépanlo amigos de Minuto 91, no seré capaz de eso, o sea, no seré idóneo de ganarle al bendito tiempo. Por eso es que me tomaré los segundos, minutos y horas que sean necesarios  para teclear las venideras letras. Tampoco crean que apuntaré ideas que valgan el premio Pulizter o el Nobel, sinceramente sólo espero que merezcan sus benditos y personales tiempos, con eso me daría por satisfecho.

Bien, aclarado el tema, vayamos descuartizando los hechos y situaciones que me sucedieron en la tardecita del sábado 13 de Octubre de 2012, para eso les pediré ayuda a mis queridas posdatas. Vayamos pues, como dicen los españoles, a por ellas.

 

Posdata Braceliana 1: Eran las  catorce horas e iba camino al Dámaso Latasa, y cuando estaba a escasas cuatro cuadras  mi vista se encontró con un mural hermosamente simple. En él se ve, sobre un fondo violeta, un pedazo del asteroide B 612, morada conocida del célebre Principito; bueno, en ese dibujo se observa a su famosa flor acompañada por dos lejanas estrellas. Pero tranquilos, no voy a machacarles el cerebro con las enseñanzas que ese magistral libro me dejó. Sólo lo traje a colación porque esa pintura me llevó a pensar en la mucha gente que trabaja para que el resultado de una vuelta olímpica sea posible. En ese momento, mientras fotografiaba la pared, me acordé de Eduardo Díaz, quién una semana antes había estado marcando el perímetro del campo de juego bajo una torrencial lluvia, la cual, más tarde, provocaría una de las tantas suspensiones a las que nos tiene acostumbrados, no sólo `la agüita´, sino también la Liga tandilense de balompié.

En la figura “del Edu” quiero rescatar a los INVISIBLES a nuestros OJOS,  a esos que trabajan en silencio y con amor verdadero por los colores que los vieron nacer (sean estos los de Ferro, Santamarina, Independiente, Grupo, Excursionistas y todos los que aquí no nombré). Toda esa gente es parte importante de los logros. Los jugadores hacen los goles, los técnicos planifican las tácticas, pero los colaboradores aportan el alma. Ferro Carril Sud ha logrado un paso importante, revalidó, futbolísticamente hablando, lo conseguido en la temporada 2011, pero por sobre todo afianzó el compromiso de su gente para dar una mano en las difíciles. Edu Díaz es uno de ellos. En fin, la cosa es que, cuando iba camino al estadio y observé el dibujo me acordé de esa emblemática enseñanza que tan bien nos describe el libro del genial aviador francés Antoine de Saint Exúpery, esa que dice: “Lo esencial es invisible a los ojos” y la pucha digo, que gran verdad che, que gran verdad, e irrefutable encima.

 

Posdata Braceliana 2: Y si hablamos de colaboradores y de gente que puso y pone el hombro, y bue, no me puedo olvidar de Jurrita y Leoz, y de Lester y Vulcano, y de García y no muchos más. Encima Diego Jurrita se hizo eco de mis constantes reclamos para con la atención a la prensa y se llegó hasta las cabinas con botellitas de gaseosas para los trabajadores de los medios, bien por eso, y gracias, muchas gracias.

 

Posdata Braceliana 3: Ferro empezó la fiesta temprano. No alcancé a ver la coronación de sexta división, pero escuché los ecos de la misma. Los petardos y bombas de estruendo se hicieron notar aún a muchas cuadras de distancia. Encima, las cábalas, dieron resultados. A saber. Germán Vulcano nunca había visto un partido de esta categoría desde el inicio, justo el sábado que era el definitorio se le antojó hacerlo. Los minutos pasaban y los goles para asegurar el campeonato no llegaban. Fue allí donde Jurrita lo “echó” y este se las tuvo que picar. Acto seguido, y cuando Vulcano ya estaba en su camioneta Alejo Leoz dejó su lugar en la utilería y ¡saz! Todo volvió a la normalidad, a minutos de terminar el match, los pibes del tricolor gritaron el grito sagrado. Y bue, yo no creo en las brujas, pero parece ser que las hay…

 

Posdata Braceliana 4: En la vida hay que ser precavidos. Por eso la gente de la estación preparó el cotillón con tiempo. En el primer piso de la tribuna Marino Terni estaban amontonadas las cajas con papel picado y bengalas de humo con las que, a esa altura de la tarde, soñaban festejar un nuevo logro del primer equipo. Igual la espera  no duró tanto, parte de ese material fue usado para recibir al team capitaneado por el `Muela´ Arozarena. Folclore y color en el más puro estado.

 

Posdata Braceliana 5: Hoy hablé de las cábalas de los colaboradores de Ferro. Bueno, espero que los jugadores de primera no se guíen también por estas prácticas. Pero mejor, para que comprendan de que va la cosa, les cuento con detalles. Resulta que, es mi costumbre al llegar a los estadios  meterme en zona de vestuarios y hurgar los rincones en busca de novedades, para más luego ir  a la zona de cabinas (si es que las hay). La cosa es que ayer cuando iba subiendo las escaleras  divisé a los hermanos Candia que estaban sentados mirando el partido de quinta división junto a Esteban Bonarrigo. A este último  lo saludé sólo con un apretón de manos ya que no tengo mayor relación que la de jugador-periodista, en cambio a Leo y a Daniel si les di un abrazo.  Pero volvamos al inicio, espero que Esteban no sea cabulero como su técnico (Oscar López) y a partir de ahora tenga que ser su amuleto apretador de falanges en la previa de los partidos (Ojo al piojo, si el delantero me lo pide yo encantado). ¡Ah! Me olvidé de decirles, Ferro ganó cuatro a cero, y los cuatro goles los marcó Bonarrigo. Listo, no agrego más nada, confío en la sesera inteligente de mis lectores.

 

Posdata  Braceliana 6: Las gradas del Latasa también cobijaron la charla que tuve con Leonel Martens. Ahí, el hombre que decidió y eligió retirarse vistiendo los colores que más ama me contó “of the record” las diferentes sensaciones que vivió desde su vuelta y cómo las va asimilando. Parloteamos sobre la vida socio-política del club y de porque las cosas son como son en esas lides. Encima se tomó el tiempo de preguntar por mi salud y de hacer observaciones sobre mi `seria´ personalidad. Un gustazo, como siempre, esos minutos de conversación.

 

Posdata Braceliana 7: Ferro viene, desde hace tiempo, recuperando lo que llamamos mística y sentimiento de pertenencia. He visto alentando al actual primer equipo no sólo a los niños de las categorías menores, sino también a viejas glorias. Recuerdo haber nombrado en otras oportunidades las presencias de Aranda, Bruni y Vela entre otros. Ayer vi juntos al Pato Pisani y a Carlitos Frascaroli, en fin, leyendas vivas, historias con voz propia. Estas admiraciones serán las que, dentro de un tiempo, las generaciones venideras tendrán para con el Amarillo y sus muchachos. Ah, me olvidaba, si de referentes hablamos no puedo dejar de lado la presencia del “Corcho” Núñez, él también estuvo gritando por su club y a la vez intercambiando mensajes con su hijo que le salió hincha de Gimnasia y que también festejaba la clasificación de esa institución para el próximo  Argentino C. Encima `el Corcho´ me salvó de la caminata entre el estadio y mi casa, y no haberlo contado y agradecido por este medio hubiese sido una guachada de mi parte.

 

Posdata Braceliana 8: Quedan como hechos de color las dificultades que tuvo el técnico de Radio Tandil para poner en marcha la transmisión que llevaría adelante Fernando Pinchentti Altamirano, la falta de un cable de la antena puso en peligro que el match definitorio no saliese por el éter serrano, menos mal que su ingenio solucionó el percance. Aplausos para él.

Y si de la radio madre hablamos no puedo soslayar la “expulsión” que sufrió del campo de juego el colaborador  de ese medio, el asistente Jorge Ponce sacó a relucir su otra actividad (la de policía) y lo rajó del verde césped aduciendo normativas de AFA. El que también tuvo problemas fue el golero de Juarense y no en el partido, el tipo atajó todo lo que pudo, pero solo, ya se sabe, no se puede jugar al fútbol, con lo que sufrió fue con su camiseta, la remera del golero no tenía número estampado y, sugerencia de los jueces de por medio,  tuvo que pedir que se le añadiera un pedazo de cinta adhesiva, la cual, traicionera, se empecinó en no  pegar, al final, el guardameta terminó sin número, y bue, son cosas que pasan.

Posdata Braceliana 9: La gente del programa “El Picadito” que se transmite por la FM 95.3 MHZ de la vecina ciudad de Ayacucho se dio una vueltita por la cancha de Ferro y también tiró información al instante de cómo iba el pleito decisivo, ellos habían venido a relatar la final de quinta división entre su Sarmiento e Independiente, el cual, obviamente, era local. El esfuerzo de los colegas bien valía estas modestas letritas.

 

Posdata Braceliana final: Con el pitazo de Altamiranda los jugadores de Juarense saludaron respetuosamente a su rival y se fueron en silencio por el túnel. Los players del tricolor se apuñaron en el medio campo y cantaron junto a su gente, encima, un montón de pibitos de las formativas se sumaron al festejo y eso también es para aplaudir, los clubes se nutren del semillero y ellos se incentivan al lado de los que admiran.

 

Listo, hasta acá llegamos estimados lectores. La pelotita seguirá rodando en la segunda fase y nosotros ahí estaremos, en la medida de lo posible. Hasta entonces.

 

Hugo Rodríguez

 hugorodriguezprensa@gmail.com

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

¿Cuál es el futbolista tandilense más destacado en Santamarina?

Osvaldo Barsottini
Francisco González Metilli
Matías Kabalín
Martín Michel
Iván Pérez
Agustín Politano
Lucas Sánchez
Ver resultados
Alu Tan - Calidad en aberturas de aluminio - Pellegrini 667 - Tandil - aluminiotandil@yahoo.com.ar - Tel (0249) 442 6550
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez