Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

POR HUGO RODRIGUEZ

“Crónica de una muerte anunciada”. Letras sobre Santamarina- Deportivo Tandil.

11/16/2012 | 20:40 | -


Amigos de Minuto 91, empiezo disculpándome por la tardanza con que están leyendo estas letras.  Los motivos que tengo para esgrimir son tres, acá se los detallo. El primero es que mi otro trabajo tiene prioridad, simplemente porque es el que me da de comer, y para cumplir con esas tareas debo obligatoriamente acostarme temprano y descansar, por ende, sentarme a escribir queda relegado a los pocos tiempos disponibles; listo, aclarado el primer punto voy por los otros. Y aunque el segundo sea otro ítem, les aseguro que es más de lo mismo. Porque para decir toda la verdad debo espetarles que tardar en entregar esta crónica también es un acto de RESPETO hacia ustedes, ya que se merecen lo mejor que pueda entregarles, y para eso también tengo que estar bien dormido y con la sesera lúcida (aunque mis detractores digan que eso es imposible) y eso con la vorágine y el impresentable fixture del Unión Regional Deportiva es imposible. Y el tercer descargo es que esta será la última columna, por lo menos hasta que se disputen las finales de esta fase (excepto que en el partido al que concurra acontezcan episodios de relevancia y que valgan la pena ser contados), por ende no volveré a aburrirlos por el módico espacio de dos semanas, claro está, eso si a la Liga no se le ocurre lo contrario o a los grandes no se les antoje jugar semifinales y finales el mismo día y a la misma hora. Pero ¡Ups! Me parece que me adelanté un poco, esto que escribí recién es para una de las posdatas. Recontra listo, las explicaciones han caducado, los dejo con las perlitas de color del match nocturno que disputaron el “poderoso” Santamarina  contra el “débil” Deportivo Tandil.

 Posdata Braceliana 1: El título de esta nota se lo deben no a mi mollera, si no a mi amiga Alicia Laco, una de las dueñas de ALFA Librería. Ella arribó al estadio San Martín el lunes por la noche en compañía de su hija Ludmila, al divisarme en la zona de entrada a los vestuarios me pega el grito y me acerqué a saludarlas (Vale aclarar que las damas todavía estaban del lado de afuera y nos separaban las rejas del portón principal). Fue allí donde Ali me espetó esta frase: “¿Qué, venís a escribir la `Crónica de una muerte anunciada´? Y yo le dije que sí. También le manifesté que a veces el fútbol entrega emociones que no se esperan y convenimos que esa también es una verdad irrefutable. Luego acordamos que no es necesario que el equipo grande use su poder para atrasar su presentación doméstica, pero la verdad más verdadera es que cada uno hace lo que quiere, tiene  o  puede y se sabe que en estas lides el histórico lleva las de ganar. En fin, por ahora dejo este tema acá, lo retomaré brevemente más adelante, solo quiero cerrar esta posdatita con el agradecimiento a Alicia por ayudarme con el título para estos renglones. Y en cierto modo también es una especie de homenaje al gran Gabo García Márquez, porque encima  el fútbol de Tandil  vive en su propio “Macondo” en donde los “diluvios” no son de agua, son de desaciertos. Y como en la novela que da nombre a esta columna, nuestro balompié se desangra por los tantos cuchillazos que sigue recibiendo, todos sabemos que se muere, pero todos pensamos que son los otros los que lo deben denunciar. Y si no sabe de qué hablo pase por Pinto 763 y compre “Crónica de una muerte anunciada” y haga una ligera comparación. Ah, ojo al piojo, todo lo que acá se expresó corre por mi cuenta. Ya saben a quién pedirle explicaciones entonces.

Posdata Braceliana 2:Un partido de fútbol  que se juega de noche no es lo mismo si no hay chori pan. El humito y el olorcito se veían y sentían a cuadras del San Martín, y es más, yo tengo la certeza que muchos de los que vieron el partido fueron vecinos que pagaron la entrada solo para luego manducarse varios sándwiches camperos. ¡Epa! No se me enojen che, era solo un chiste, sé que los hinchas van solo por AMOR  a sus colores y que ningún otro motivo los lleva a una cancha. Pero ¡ejem! De eso también hablaré después. Ah, nobleza obliga. Cuando transcurrían unos diez minutos del segundo tiempo  Miguel Calvo apareció por la zona de cabinas con tres suculentos sándwiches y los compartió con sus compañeros de tareas, y para los mal pensados les digo, ¡No! No nos los cobró. Gracias `Gallego´.

 Posdata Braceliana 3: Hubootro dato que me llamó la atención. La tribuna techada estuvo vacía, donde generalmente va la parcialidad del “Aurinegro” solo se vio el vestigio de las guirnaldas y papeles con que más de seis mil alumnos de escuelas primarias y algunos jardines de la ciudad cerraron  el  Programa “Universo en las artes y las letras” que la Secretaría de Extensión de la Unicén diseñó junto a la Biblioteca de Dramaturgos de Provincias. Este año destinado a dimensionar la figura de María Elena Walsh con la lectura y desarrollo del libro “Dailan Kifki, un elefante en la ciudad”. En fin, en la noche del lunes, la magia no fue futbolera, por momentos se seguía escuchando el delirio de muchos niños y el aleteo de las enormes orejas del Dailan.

Posdata Braceliana 4:  El árbitro Diego Albo vivió dos situaciones bien distintas, por lo menos en lo que el público le hizo sentir. Sabemos todos que los colegiados son insultados al por mayor por todos los equipos  y respectivas hinchadas, pero el otro día las dos lo aplaudieron y se le rieron por lo mismo, en fin, les cuento. Los aplausos vinieron después del minuto de silencio en memoria del abuelo de un player de Santamarina de sexta división, el cual falleciera el último sábado cuando esperaba que se pusiera en marcha ese match. Les parloteaba, después de eso  Albo sintió el mimo de las parcialidades. Pero luego debió aguantarse las cargadas de todos. La cosa fue que a los diez minutos del primer tiempo el colegiado se sacó la camiseta color amarilla con la que había entrado a dirigir (se confundía con la de Santamarina) y salió corriendo hacia el vestuario para cambiársela, bueno, la gente que llenó la “Mestelán” le dedicó un cruel y socarrón cantito: “Ehhh…, Albo se cagó, se cagó, se cagó, Albo se cagó…” y nada, Diego solo salió con una remera azul. Pero me olvidaba, al finalizar el pleito parte de la gente del Deportivo Tandil (y algunos de Santa) le tiraron al juez y a sus asistentes (Maximiliano Moreno y Gustavo Beckman- todos de buen tarea-) botellas de agua que a punto estuvieron de acertarles. Y bue, ya se sabe, ya lo dijo el “filósofo futbolero” Mario Gambini: “Boludos y hormigas hay en todas lados” y yo agrego, e IMBÉCILES asesinos también.

Posdata Braceliana 5:Hace dos semanas en la crónica sobre Deportivo Tandil y Unicén le pifié en varios nombres. Bueno, es hora de retractarse. En esa oportunidad le achaqué falta de definición a Maximiliano Mosquera cuando en realidad el que había marrado varias chances había sido Alan García. Listo, aclarado el punto paso a otro. Ese mismo día Agustín Camilatti me recriminó no haber puesto en el resumen que un remate suyo había pegado en el palo y que esa había sido una de las llegadas más claras del partido. Y en efecto eso acaeció, las jugadas sucedieron y yo no las escribí. Bueno, me redimo trazando la ficha técnica del defensor Camilatti en el partido versus Santamarina. Recibió la pelota en 19 oportunidades, de esas dio 11 pases bien y solo 8 no tuvieron precisión. Se proyectó en 7 ocasiones de las cuales pudo enviar solo 3 centros al área. Cometió 4 faltas y recibió solo 1. Yo le conté  un tiro al arco, pero puede que mientras degustaba el chori pan, me haya “devorado” otra chance. Encima aportó la entrega acostumbrada y una calma (que lo hace decidir mejor) que había perdido en jornadas anteriores. Listo, resumen casi completo, espero haberme esmerado y conseguir el indulto del  “Melena”.

Posdata Braceliana 6:Ya hablé de los poderosos y los débiles de este partido. Bueno, la cosa es que el técnico del Deportivo Tandil (confeso hincha del aurinegro) planteó el partido de la manera más lógica, defendiéndose lo mejor posible. Así logró poner en apuros a un rival que, a 15 minutos del final no podía quebrar el cero. Los hinchas de Santamarina, angustiados con la ineficacia de sus propios jugadores, se la agarraron con Petruzzo y le gritaron de todo. Ya hablé de las hormigas y de los boludos, bueno, acá también vale el ejemplo porque, con la mano en el corazón amigos de tantas lecturas ¿Qué otra cosa puede hacer el coach de Yupanqui contra el Barcelona de Messi? Porque esa, y sin exagerar demasiado, es la diferencia entre los rivales del lunes. En fin, repito, hormigas y…. (No vale la pena escribir lo mismo)

Encima Carmelo Petruzzo les dio el gusto y les respondió, les dio letra para que lo bastardearan aún más, eso fue en  lo único que el DT le erró, eso y en haber sacado a Martín Díaz de la cancha, el “Tiburón” era el único (junto a la experiencia del Purre Cardoso y a las atajadas de Zubigaray) que de tiro libre o de jugada parada podía haberle dado más dolores de cabeza a los de Nosei. Pero bue, de afuera todo se ve distinto.

Posdata Braceliana 7:Voy terminando, se los prometo. Pero antes vuelvo a esto de los grandes, los débiles y de las inútiles demostraciones de poder a las que Santamarina somete a sus rivales del torneo local. Los presididos por Bossio no necesitan de este tipo de artilugios (adelantar u atrasar partidos) para ganar y ser uno de los candidatos al título de campeón. Esos méritos los demostró en la cancha, jugando y ganándole hasta al campeón reinante. Por eso es que digo y me pregunto ¿Porqué insisten en no respetar el famoso “PACTO DE CABALLEROS” de jugar el sábado y en la cancha que tiene habilitada para ser local? Repito ¿Por qué? Y no me vengan con eso de que tiene jugadores del local que son parte del plantel del Argentino y que el técnico también, no me vengan con todas esas yerbitas, reitero, no me vengan con eso, porque ese pacto (obvio, de palabra, no son tan INGENUOS  de dejarlo firmado para que queden pruebas) que juramentaron antes de empezar el campeonato decía que se arreglarían con lo que les quedaba. En fin, sé que me van a caer encima porque para cuando estas letras estén publicadas ya se sabrá que Santamarina jugará la fecha de cuartos de final el mismo día que todos los demás, pero para el caso es lo mismo, porque quedó demostrado que esa será la excepción. Tampoco soy tan gil como para no saber  que me gané varios enemigos con esto que escribí, pero no me importa, porque todo lo que digo es verdad. Y ya ven, es por eso que al inicio de esta crónica expresé que nuestro fútbol va camino a copiar la historia del libro de García Márquez.  Al que le quepa el poncho que se lo ponga.

 Posdata Braceliana Final 1:Y lo del pacto de caballeros también entra para Grupo Universitario y para todos aquellos que se cagan en la palabra empeñada. Listo, nos encontraremos cuando las finales se hayan disputado. Esperemos que con orgulloso Fair Play.

Posdata Braceliana Final final:Con la derrota consumada se oficializó el retiro de mi amigo Rafael Riva. El guardameta que en Tandil defendió los tres palos de Ferro Carril Sud, Juventud Cristiana, Fuerte Independencia, Deportivo Tandil  y en su Olavarría natal los de Racing colgó los guantes. Atrás quedaron diez años de entrega, compañerismo, sacrificios y alegrías. Atrás quedó su convocatoria para el Juego de las Estrellas del 2003 por ser la valla menos vencida. Pero también quedaron atrás los sinsabores de (aunque nunca se lo haya dicho a nadie, incluyéndome) lidiar con colegas malas leches y traicioneros. Pero esos fueron los menos, sus pares reales (los buenos tipos como él) lo admiran y respetan y si no pregúntenle al Mono Ijurco, a Víctor Sieracki, a Leonardo Zubigaray, a Federico Irureta, a Hugo Quintas, a Sebastián Espada y a tantos otros que ahora se me olvidan. El “Rafa” ya no entrará vestido de futbolista a una cancha, a lo sumo lo hará en otro rol, como el de entrenador de goleros. Y ya se lo empieza a extrañar. Sus compañeros y rivales saben que no exagero en ninguno de mis conceptos para con él, es más, saben que me quedo corto. Rafa decidió que era hora del adiós, pero todos sabemos que eso es difícil, en fin, será ahí donde los amigos tendremos que estar acompañándolo. El deporte seguirá presente en su vida, a lo mejor ahora vuelva a su primer amor, el ciclismo, y otra disciplina descubrirá al buen ser que es.

Solo me queda decirle que estas letras son el pequeño homenaje que puedo realizarle, sé que es poco, debería haber sido más inteligente, pero no puedo. Estos renglones son una mínima devolución a lo tanto que este tipo me brindó y me sigue dando más allá del deporte. Este retiro me duele por él y por mí, porque eso también habla del paso del tiempo. Recuerdo como si fuera ahora mismo cuando lo acompañé y le presenté al entrenador del que sería su primer club en estos pagos y en fin, otro lagrimón se me escapa. Entonces es mejor que vaya cortando. Se retiró un simple jugador de fútbol, uno de los tantos arqueros de nuestro balompié, a lo mejor nunca se lo recordará por sus logros deportivos, pero seguro estoy es que nunca se lo va a olvidar, simplemente porque este `player´ es uno de los mejores seres humanos que pisaron nuestras canchas. Y no soy el único que lo piensa y dice. Salute Rafa y gracias por todo.

Hugo Rodríguez

 hugorodriguezprensa@gmail.com

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

¿QUIÉN SERÁ EL CAMPEÓN DE LA URD?

Excursionistas
Gimnasia y Esgrima
Independiente
Ferrocarril Sud
Santamarina
Grupo Universitario
Unicén
Ver resultados
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez