Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

LA COLUMNA DE HUGO RODRIGUEZ

Crónica de una noche
de ex “Hombres de Negro”

11/28/2012 | 22:35 | -


Amigos de Minuto 91 tengan ustedes un buen día, o tarde, o noche, todo según la hora en que me estén leyendo. Yo acá ando, deambulando por la madrugada del domingo 25 de noviembre de 2012, recién llego a casa después de compartir la cena anual de la Asociación Tandilense de Arbitros y como mi columna vertebral me aguijonea con dolores bravos yo me voy a desquitar pinchándolos con letras varias.

Y para empezar debo decirles que, por primera vez en mi vida de periodista  andaré al filo del reglamento. Escribiré esta crónica sabiendo que bordeo la amonestación por inducirlos a la emoción y que terminaré expulsado por incitar de manera directa a que aplaudan a rabiar ciertas tareas. En fin, esas son las reglas del juego y yo jugaré sin protestar. No vaya a ser cosa que me informen antes de salir a la cancha. Listo, ya es hora, se terminaron las especulaciones, que sea pato o gallareta (decía mi abuela), no me queda otra que detallarles las perlitas y datos de color de una velada especial.

Minuto inicial: -¡El de aquél lado! ¿Listo? Bien.- ¿Allá todo ok? Bueno-¡Priiiiiiii, priiiiiiiiiii, priiiiiiiiiii!...jueguen señores, jueguen.

 

Posdata Braceliana 1: El viernes 16 de Noviembre Diego Albo me llevó la tarjeta invitación para que los acompañara en la cena de los árbitros. Confieso que me agarró de sorpresa, sinceramente no creía ser merecedor, pero bueno, acepté el convite. Lo único que no me gustó fue el pedido de que concurriera vestido con traje, en fin, le hice caso a medias. Tamangos sí, saco también, `lompas´ obvio, camisa y corbata ni en pedo, gracias que con una linda y cómoda remera mangas larga.

Minuto extra 1: -¡Ufa señor colegiado! ¿Por qué la advertencia? Si la remera está dentro del pantalón…

 

Posdata Braceliana 2: La jornada empezó cuando el remís que había solicitado llegó a casa. Los saludos de rigor mutaron enseguida  en una charla bien futbolera. Las opiniones iban y venían; de golpe el chofer me dice: “¡Disculpá!  ¿Cómo te llamas?...yo conozco esa voz”. La cosa es que al final, el conductor era (es) Gonzalo Casas, con el que sólo tuve contactos por entrevistas radiales telefónicas y por la famosa red social con nombre de cara libro. El también me reconoció por leer mis columnas en este portal y me hizo el `mimo´ de comentarlas. Fue un grato placer, el viaje se hizo más corto hablando de pasiones mutuas. En fin, las cosas son así, se dan cuando se tienen que dar y a pesar de caminar las mismas calles, de estar en las mismas canchas  y hasta de cubrir mil de sus actuaciones, recién en la fría nochecita del sábado 24 de noviembre conocí en persona a uno de los goleros con más potencial de nuestro balompié. Salute Gonzalo, y gracias por tus palabras.

Minuto extra 2: -¡Eh, no! ¿Por qué le llama la atención? El arquero no está haciendo tiempo, sólo espera que le pague el viaje, epa, si, ya está ¡Saca Gonzalo! ¡Saca el auto, no pierdas más minutos…!

Posdata Braceliana 3: Cuando puse los pies en la puerta del salón, `flayie´, como dicen los pibes hoy. Pero no por colgarme con algún tema, si no que, literalmente, las luces de la cámara de Flavio Rico me anunciaron que el fotógrafo tan conocido en el mundo del balompié serrano me había escrachado con una instantánea de bienvenida para el álbum de la entidad organizadora del evento. En fin, por segunda vez en mi vida (la anterior fue en la Feria Internacional del Libro de Mar del Plata) me sentí caminando por la alfombra roja de Hollywood. La ilusión duró poco, luego de acompañar un buen rato a Flavio en su tarea me di cuenta que nadie más me retrató. Es más, hasta pienso que el genio del artista se equivocó. Yo creo que imaginó que el que llegaba como invitado de lujo era Chilavert. ¡Y sí!, cualquiera se podría confundir, con mi corte de pelo casi rapado, vestido de negro, con mi barba al ras, con mis muchos kilos de más, y con (según mis enemigos) mi tradicional cara de perro (por no decir de culo) confundirme con el guaraní golero no era una utopía.

Minuto extra 3: (Ellos) - ¡Muchachos! Los fotógrafos acá no, ustedes detrás de los arcos eh… -(Nosotros) -Pero esto es una cena ¿Dónde es detrás de los arcos…?- (Ellos) - ¡Pss! ¡Chito!...o se callan o se van, son recomendaciones de FIFA…

 

Posdata Braceliana 4: La entrada al salón del Círculo de Sub Oficiales Retirados de las Fuerzas Armadas fue en compañía del colega de Radio Tandil “Beto” Alonso. Ni bien traspasamos la puerta Diego Albo nos `condecoró´ con un pin de la Asociación y nos comunicó que nos cambiarían de mesa (no ocuparíamos la número 13 asignada a los periodistas) ya que varias personas les habían fallado. Acto seguido nos mandamos hacia el bufete de fiambres y empezamos a saciar nuestros estómagos, igual debo decir que, mucho no comimos, para cuando llegamos los árbitros y sus familias ya habían hecho un vaciamiento importante, en fin, nada tengo que reprocharles, la verdad es que estaba tan rico que me arrepentí de no haber ingresado un rato antes.

Minuto extra 4: (Árbitros) -¡Psss! ¡Psss!... ¡eh, eh! ¡Muchachos!.. Nada de entrar a la cancha con elementos extras a los de trabajo...- (Nosotros) -¿Cómo que no podemos llevarnos un canapé a la mesa?... esto no es un cine… - (Árbitros)-¡Qué no! porque el veedor de AFA después nos informa a nosotros…

 

 Posdata Braceliana 5: El encargado de dar la bienvenida fue Carlos Martínez, no sería la única vez que el `presi´ agarraría el micrófono, las emociones estaban por venir, después no digan que no les avisé.

Minuto extra 5: -¡Prrrrrriii! ¡A sus lugares! ¡No invadan! ¡Así no empezamos, así no…!

 

Posdata Braceliana 6: Al final me tocó compartir mesa junto a los árbitros Jorge Ponce (quién estaba acompañado por su pareja) y Sergio “El Colo” Caresía, también ocupaban un lugar el ya citado Beto Alonso, el fotógrafo Flavio Rico y el técnico de la verborragia (por ratos cansadora), el conocido `Diente´ Alberto Arozarena. También estuvo  Miguel Ponce (del fútbol Senior) junto a su esposa y hermosa  hija.

Minuto extra 6: (esta se impone) -¡Eh, usted señor! ¡Sí, a usted, el técnico! Si no se calla la boca lo hecho ¿Entendió?...es la última vez que se lo digo…

 

Posdata Braceliana 7: Cuando los maxilares se habían desocupado, tras degustar la excelente cena, observé como los árbitros luchaban con una sábana blanca. La sesera, rápida la guacha, me indicó que tenían problemas con la pantalla gigante y era así nomás. Pero lo folclórico, lo que llamó la atención, no fue que se olvidaran que la tela lleva un soporte colgante (y este no lo tenían) sino los mil malabares que hicieron para solucionar el inconveniente. Intentaron de todo. Con tanza de pesca y el infaltable destornillador (que quedó clavado en una pared) idearon una especie de cortinado que no se las aguantó, se cayó ni bien la colgaron. Al final la ligó un mueble que andaba por ahí y su armazón sostuvo el telar por donde se proyectaron dos videítos.

Minuto extra 7: -¡Ya se lo dije señor, las cámaras acá no! ¡Se me va para atrás, se me va para atrás…!

 

Posdata Braceliana 8: A los postres Guillermo  Giacoboni hizo gala de su desparpajo y micrófono en mano obligó a descostillarte de la risa con sus ocurrencias. El tipo tiene una rapidez tremenda y esta la sufrieron sus colegas, cada dos minutos los cargaba con cuestiones varias. En fin, luego de eso vino la entrega de plaquetas. Se llevaron el mimo de sus pares Matías Agustín Picot como revelación en categorías mayores (1ª, 5ª y 6ª) y al compromiso.  Fernando Retontaro en divisiones menores y Emanuel Mazzoni también `ligó´ el reconocimiento al Esfuerzo. Luego Víctor Hugo González le entregó (y a su decir, sentimiento que comparto, el premio más lindo que se puede recibir) a Carlos Martínez el de “Mejor Compañero”. Al momento de agradecer Carlitos dijo: “Les agradezco infinitamente, en mi nombre y en el de mi familia, el arbitraje y estos compañeros son lo mejor que me dio la vida…”. Y tras eso, una montonera de árbitros abrazó al presidente de la Asociación.

Minuto extra 8: -Señor juez ¡Por favor! Paremos un minuto…hay algo en el aire, estamos todos lloriqueando. Pero no diga que es de emoción, hagámonos los otarios, mejor echémosle la culpa a la Policía y espetemos que ellos tiraron gases lacrimógenos…

 

Posdata Braceliana 9: Quedaba el reconocimiento a los colegiados de nivel nacional como Lucas Novelli, Marcos Altamiranda y Andrés Merlos (quién volvió a hacer moquear a los presentes con palabras para Martínez). También recibió una plaqueta el coordinador Hugo Cordero, que bien vale destacar, fue de los pocos que desentonó con la vestimenta. Pero ojo al piojo, esto último lo lanzo desde mi más profunda `envidia´, si hubiese sabido que mi tocayo iba de jeans y zapatillas, sinceramente lo digo, mi acompañamiento en el ropaje habría sido de onda. En fin. 

Minuto extra 9: -¡¿Qué…porqué amarilla?!...alcahuete no, verdad irrefutable señor, verdad irrefutable.

 

Posdata Braceliana 10: Luego del helado hubo unas palabras de Diego Albo, Ulises Orte y Marcelo Daniel Nicolini (espero no errarle al nombre) y para cerrar ese momento no tuvieron mejor idea que danzar el tema del momento, el del surcoreano Psy, el famoso  `Gangnam Style´, ó, distorsionadamente conocido como `Baile del Caballo´. Y, listo, mejor  dejo  el tema acá, simplemente porque mi maltrecha sesera no encontraría metáforas para describirles semejante acto. Bueno, tras esa fatídica demostración, era hora del bailongo `de a de veras´ (diría mi abuela), y  Giacoboni no invitó a Víctor González y a su señora esposa a dar las primeras volteretas, decía, no los convidó, los provocó, los pinchó, los presionó y al final estos no tuvieron otra que salir a gastar el piso. Y Detrás de ellos se proyectaron casi todos, y la joda ya no paró.

Tiempo extra 10: -Digo yo, preguntas pavotas: ¿Por qué no se suspendió el partido? ¿Eso no fue invasión de cancha?... 

 

Posdata Braceliana 11: Mientras las corbatas dejaban su función decorativa y pasaban a ser usadas como vinchas, mientras el trencito se llevaba puesto al fotógrafo Flavio Rico que sólo alcanzó a gritar: “Hugooooo cuídame la cámaraaaaaa…”, decía, mientras todo eso sucedía yo aprovechaba y charlaba con Carlos Martínez y Marcelo Torres de profesiones, de nuestros trabajos, de luchas y otras yerbitas. Y listo, después del brindis me las tomé, obviamente, no antes de haberme `tomado´ varias copas.

Tiempo extra final: Las malas lenguas dirán que me escapé `gateando´ entre las patas de las mesas para que el fotógrafo no me retratara en un estado lamentable, pero esas cosas son calumnias, son sólo mentiras que inventan los periodistas. ¿Qué el reportero soy yo? Ah, cierto, che, no desvirtúen mis dichos, no me saquen de contexto…

 

Posdata Braceliana Final: Sólo me queda agradecer el convite que me realizó la Asociación. Entiendo que esta se efectuó en reconocimiento hacia mi trabajo, el cual, a veces, también consiste en hacerles críticas, pero cuando estas son sin mala leche, cuando son realizadas desde el respeto y el conocimiento de las reglas (tanto humanas como del juego), decía, cuando uno realiza  su tarea desde ese lugar las diferencias se hacen mínimas y se terminan con una charla cara a cara. En fin, por todo eso es que accedí a compartir ese momento con ustedes. Y no me da vergüenza hacerlo ni escribirlo, yo no soy de los que piensan que los periodistas y los jueces no tienen que juntarse para cenar o compartir espacios. No soy de los que piensan que por hacer eso, a uno se le trastoca y nubla la mollera para criticar lo que a futuro se haga mal o cuando incurran en yerros durante la disputa de un partido. Pensar así es de mediocres, de poco profesionales (de esos hay muchos en todos lados) y por sobre todo es no saber ver la realidad. Y esta es que todos vivimos (unos más otros menos) de lo mismo, que somos parte (nos guste o no) de la misma familia, la del fútbol. No entenderlo así, es perjudicial y fomenta e incita a la violencia. Y yo no hago nada de eso. Cierro agradeciendo enormemente a este portal, a www.minuto91.tv (y a sus dueños), los cuales desde mi regreso del exilio marplatense me abrieron una puerta bárbara, por la cual mi trabajo llegó a lugares a los que nunca había imaginado. Gracias totales.

Ah, me olvidaba. Al inicio les dije que los provocaría a batir palmas para `vivar´ ciertas tareas, o, como en este caso, la única que hoy por hoy me interesa rescatar, y esa es la unión de esta gente para lograr objetivos, llámense estos como se llamen, pueden ser el comprar ropa o el organizar sin pagar un peso extra una magnífica cena. Y permítanme decirles que en cierta medida los envidio de manera admirada. En muchas profesiones esas cosas no suceden.  Si no me entendió no importa. Listo, me despido. Hasta pronto.

 

(*)Las fotos que ilustran esta crónica son de Flavio Rico. Y sólo una de mi autoría.

Hugo Rodríguez

 hugorodriguezprensa@gmail.com.ar

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

¿QUIÉN SERÁ EL CAMPEÓN DE LA URD?

Excursionistas
Gimnasia y Esgrima
Independiente
Ferrocarril Sud
Santamarina
Grupo Universitario
Unicén
Ver resultados
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez