Minuto 91 - Todo el Futbol de Tandil y la región

Letras postreras de una tarde de finales

Sobre clásicos,
reencuentros, cambios,
buena visibilidad
y otras yerbas…

5/6/2013 | 09:24 | -


Amigos de Minuto 91 tengan ustedes un muy buen año. Se los deseo ahora ya que, por problemas de salud y temas personales no concurrí  a las canchas en mi rol de periodista durante estos cuatro (y pico) de meses que lleva desandados este 2013. Y para empezar debo confesarles algo; durante este ciclo los voy a molestar muy poco, digamos que de manera bastante esporádica. Es más, se podría decir que este año será el de mi despedida de los medios y por ende cada columna tendrá el condimento especial de acercarse a la última. Pero bue, dejemos de lado las sensiblerías baratas de este cronista y vayamos  a lo importante. Aquí y ahora, con ustedes, los datos de color de una tarde- noche futbolera, descuartizadas a mi “modo y manera” (Frase del maestro Galeano).

 

Posdata Braceliana 1: La múltiple jornada del primer sábado de mayo tenía condimentos como para no perdérsela. Los cuatro partidos eran finales, y encima, la frutilla del postre,  la brindarían Ferro-Santamarina, Santamarina- Ferro. Y aunque mis “achaques”  me adormecían las piernas…era Imposible no ir. Llegar al escenario mayor de nuestro balompié fue una epopeya para quien les escribe. Salí de casa a las 13:30 y llegué una hora después. O sea, sesenta minutos para desandar veinte cuadras. Manuelita (la tortuga), a mi lado, es Fangio, Reutemann, Gálvez y Juan María Traverso juntos. Y bue, es lo que hay.La cosa es que, cuando estaba en la puerta y empecé a charlar con el colega Eugenio Martínez mi cabeza dejó de pensar en el dolor. Y la verdad es que me vino al pelo.

 

Posdata Braceliana 2: Cuando la parloteada con el “Tuni” era historia me acerqué hasta la entrada de Perón y Godoy Cruz para saludar a los porteros (conocidos de tantas tardes). Allí abracé a Pastor y Rodríguez, entonces vi algo que tengo que“denunciar”. Resulta que los cancerberos fueron “coimeados” con alfajores triples por  Miguel (el dueño del emblemático kiosco ubicado a media cuadra del estadio). El “donativo” se efectúa  para que lo dejen pasar y espiar por solo minutos los distintos partidos. Todo eso sin disimulo, a la vista de todos…y bue, cosas que pasan. Eso sí, a mi me parece que al amigo le saldría más barato pagar la entrada y chau pinela, porque el tipo se queda  pocos segundos y se va, osea, pispía y se raja, cuando tiene otro rato libre vuelve y así sucesivamente. En fin, si los conserjes terminan el año con unos kilos de más ya sabemos el porqué, y si usted va al polirubro del conocido hincha de Santa y no tiene de esas golosinas tradicionales pueden deducir el motivo. Voy terminando, el hombre invierte para, aunque sea, ojear por pocos instantes a uno de los amores de su vida. Y sí, si eso no es pasión ¿Qué es?...

 

Posdata Braceliana 3: Después de eso  me acerqué hasta la puerta de acceso que está por Rivadavia (la segunda), allí estaba trabajando la gente de Ferro. La cosa es que el recibimiento fue a puro pelotazo. Había muchos chicos jugando, un primer rechazo de los players casi me arranca los lentes del marote, decí que lo vi y esquivé…sino, si no me hubiese pasado lo que a Sonia Domenez de Picot. Ella venía con un vaso de gaseosa y unos sándwiches para convidarles a sus compañeros de tareas y otro balonazo perdido le dió de lleno en la “capocha”, la escena se la imaginarán; el vaso salió despedido y los choris también y la señora ferrocarrilera nunca supo que le había pasado. En fin, lo que yo digo es que, me parece que a todos los que vamos a laburar a una cancha, ya nos tendrían que empezar a pagar por “tareas peligrosas”…no sé, digo yo.

 

Posdata Braceliana 4:Una vez instalado en las cabinas (mientras ya se jugaba la final de Quinta división que coronó a Santamarina por sobre Gimnasia) me tocó presenciar un hecho que vale destacar. En ese sector, que a priori solo es para los trabajadores de prensa, siempre se llena de curiosos varios, llámense como se llamen y que nada tendrían que hacer ahí, bueno, entre esos “colados” también hay niños que corren y se trepan por las barandas de las escaleras y saltan de a tres escalones. Cuando estaba pensando en la gravedad del asunto y de cómo escribiría esa “queja” para evitar accidentes innecesarios apareció el flamante presidente de la Liga y los sacó del lugar. Y la verdad me alegró mucho, el escribano hizo lo correcto, puso las cosas en su lugar, por algo se empieza, yeso está muy bueno. Mis aplausos para con él, porque prevenir y denunciar no es ser un fatalista/ pesimista en extremo como muchos me achacan. Todo lo que se puede evitar no es accidente…porque después vienen los lamentos y las quejas y ahí sí, ahí ya es tarde. Repito, por todo eso, digo, muy bien Cifuentes, muy bien.

Posdata Braceliana 5: Y ya que estamos en la zona de cabinas de transmisión me voy a quedar otro rato en este sector y les cuento. Durante años la mugre fue abundante; ir al estadio era saber que tenías que llevar un trapo para sacar la tierra de los escritorios y butacas, era saber que los vidrios estaban tan sucios que ver el partido era casi una misión imposible. Bueno, eso también cambió. Lo primero que percibí fue la nitidez de mi visión a través de los cristales, ni una mancha, limpitos de adentro y de afuera… “una Beyeza” diría el Bambino Veira. Y para completarla, apoyar los elementos de trabajo en las mesas no levantó ninguna polvareda asfixiante. Y las nuevas sillas (de color azul Francia) invitaban a sentarte y no terminar la jornada totalmente acalambrado para evitar tener que llevar tu ropa a la tintorería. Y bue, ya lo dijeron Grondona y Mostaza: “Todo pasa” y “Paso a paso…”

Posdata Braceliana 6: Una de las grandes alegrías fue el reencuentro con colegas. Los estrechamientos de miembros superiores se multiplicaron. Luis Veloz, Flavio Rico, Bernardo Paredes, Franco Manazzoni  y Mónica García (a esta última solo desde la distancia, y a través de los ya mencionados limpísimos  vidriecitos), luego vinieron mis amigos Gallego Calvo y José Payero; antes ya habíamos intercambiado charlas, risas y bromas con Fernando Uranga y Botija Fernández. Con estos últimos repartimos tareas; el hombre del “Eco” bajó a buscar las formaciones del partido semifinal (donde Independiente doblegó de manera justa a Velense y se adjudicó la plaza para el TDI 2014), el de la “Voz” debió cebarnos mates y yo tuve que desandar para arriba y para abajo los 45 escalones de la escalera caracol que separan cabinas de vestuarios buscando las alineaciones de la finalísima serrana. En fin, entre algunos periodistas todavía existe eso de la buena onda y del compañerismo…ojalá todos fueran así.

 

Posdata Braceliana 7: Sigamos hablando de buena onda y predisposición. La que tuvieron  Marcelo Cifuentes y Luis Quintela (presi y vice liguistas) para con los periodistas es digna de resaltar. No son figuritas inalcanzables, no esperan el saludo adulador y fueron ellos los que se acercaron a charlar con nosotros. Preguntamos y respondieron a varias cuestiones y encima pidieron armar una reunión para escuchar propuestas y visiones de los que trabajamos cubriendo fútbol. Los queme conocen saben que NO soy POLITICAMENTE CORRECTO, no me interesa quedar bien con el que manda por “chupamedias”  o “cuestiones publicitarias” , pero, cuando las cosas se hacen bien se hacen bien y punto. Eso sí, si el “viento” cambia también lo diré. ¿Ta´ claro, no?.

Posdata Braceliana 8: Hoy hablé de la perfecta visibilidad que brindaban los vidrios. Bueno, parece ser que eso les dio un poco de bronca a los players de Independiente y Velense  ya que durante el match, y en varias ocasiones, tiraron la bola fuera de los límites del campo estrellando el esférico contra los cristalinos del sector prensa; y bue, tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió, y nada, eso de la buena visión se potenció,para afuera se avistaba recontra claro. Ah, me olvidaba. Menos mal que la“explosión” fue en las cabinas de abajo, donde generalmente no hay trabajadores porque los plateistas de la Mestelán tapan la perspectiva, decía, menos mal que eso es así, porque si el pelotazo era arriba varios hubiésemos salido lastimados. Este, para los nuevos dirigentes de la Liga es un tema a solucionar.

 

Posdata Braceliana 9: Bueno, es hora de empezar a parlotearles un poco de la gran final. Hacía rato que un partido local no generaba tantas expectativas. Aurinegros  contra  tricolores siempre se las traen, pero en una definición las ganas de verlos in situ se potencian. Y así lo hicieron sentirlos hinchas. Santamarina copó la tradicional techada llevando casi la misma cantidad que cuando se presenta el equipo profesional. Ferro ocupó la Luis Alberto Mestelán, aunque en esta no eran todos simpatizantes del equipo de la Estación. Las dos parcialidades adornaron el estadio mayor de nuestro balompié con sus trapos, las dos recibieron a sus equipos con papel picado, las dos alentaron mucho, las dos usaron pirotecnia y las dos aportaron color y calor a la “helada” tarde.

Ahora, eso sí, los dos fueron poblando sus respectivas gradas de manera progresiva. Los claros de la techada se fueron llenando de a poco y la ocupada por Ferro también, aunque el grueso de estos últimos  se acercó promediando el primer tiempo (y cuando ya perdía 1 a 0) e hizo su entrada al estilo barra brava de Bs As, arengando a los demás y haciendo sonar bombos y redoblantes. Desde ese momento el duelo de cánticos fue ensordecedor (o por lo menos de ida y vuelta) y eso es algo para aplaudir. Muy bien por los dos. Folclore en el más puro estado.

Y aunque a mí no me corresponde analizar el match, voy a tirar dos renglones al respecto. Santamarina fue el mejor, no quedan dudas de eso, ganó los cinco pleitos que jugó, y en el definitorio manejó el partido desde el minuto cero y le cortó a su emblemático rival el “reinado” ejercido durante los dos últimos años. Ferro está en una etapa de recambio, y eso nunca se sabe cuando se termina de ensamblar. El tricolor fue superado claramente por  Santamarina, aunque no recibió una paliza ni pasó vergüenza. Pero, es verdad lo que me espetó mi amiga Alicia Laco, el sábado ganó el mejor, y  yo agrego, el “aurinegro” se encamina a repetir. En fin, cada cosa por su nombre.

 Listo. Los libero para que atiendan cosas más importantes. No les digo hasta pronto porque sería mentir, será hasta cuando las circunstancias se den.


Hugo Rodríguez                                                    

 hugorodriguezprensa@gmail.com

      

Municipio de Tandil - MÁS OBRAS EN LOS BARRIOS
ENCUESTA MINUTO 91

¿QUIÉN SERÁ EL CAMPEÓN DE LA URD?

Excursionistas
Gimnasia y Esgrima
Independiente
Ferrocarril Sud
Santamarina
Grupo Universitario
Unicén
Ver resultados
Vinoteca el tronador - Tandil
La columna de Juan Carlos Gimenez